Meditación Devavani OSHO

Devavani es la voz divina. En esta meditación un idioma suave y desconocido fluye y habla a través del meditador, quien se convierte en una vasija vacía. Esto relaja profundamente la mente y crea paz interna. Esta meditación puede practicarse en cualquier momento del día. Si es lo último que se hace por la noche, produce un sueño profundo. La meditación dura una hora y tiene cuatro fases. Mantén los ojos cerrados todo el tiempo. Solo hay música durante la primera fase. El sonido de un gong indica el comienzo de la siguiente fase. Y la meditación termina cuando escuchas tres gongs.

Meditacion Devavani OSHO en espanol madrid latinoamerica

INSTRUCCIONES:

Primera fase: 15 minutos
Siéntate en silencio, mientras suena la música.

Segunda fase: 15 minutos
Empieza a hacer sonidos sin sentido, por ejemplo, “la, la, la,” y continúa hasta que surjan sonidos de palabras desconocidos. Es preciso que estos vengan de la parte no familiar de cerebro, la que utilizabas cuando niño, antes de que aprendieras las palabras. Permite que surja una suave entonación de conversación; no llores ni chilles, no rías o grites.

Tercera fase: 15 minutos
Ponte de pie y continúa con este idioma desconocido, permitiendo que tu cuerpo se mueva suavemente en armonía con los sonidos. Si tu cuerpo está relajado, las energías sutiles crearán un Latihan, – un movimiento espontáneo y desestructurado fuera de tu control.

Cuarta fase:
15 minutos Túmbate; permanece inmóvil y en silencio.

“Lo único que hay que recordar es que esos sonidos o palabras no deben ser de ningún idioma que conozcas. Si sabes inglés, alemán o italiano, entonces no deben ser italianas, alemanas o inglesas. ¡Cualquier otro idioma que no conozcas está permitido: tibetano, chino, japonés! Pero si sabes japonés, entonces no está permitido: ¡entonces el italiano es maravilloso!

Habla cualquier lengua que no conozcas. Estarás en dificultades por algunos segundos sólo durante el primer día porque, ¿cómo hablar una lengua que no conoces? Puedes hablarla y una vez que comiences ocurrirán todo tipo de sonidos, palabras sin sentido que desconectarán la parte consciente y permitirán que el inconsciente hable. Cuando el inconsciente habla, no conoce idioma alguno. Es un método muy, muy viejo.
Viene del Viejo Testamento. En esos días lo llamaban glosolalia. Algunas iglesias en América aún lo usan. Lo llaman “hablar en lenguas”. Y es un método
maravilloso, uno de los más profundos y penetrantes en el inconsciente.

No lo hagas febrilmente, deja que sea una energía profunda, profundamente
reconfortante, nutritiva, un sonsonete. Disfruta, mécete; si sientes el impulso de bailar, baila. Pero todo tiene que ser hecho con mucha gracia, eso debes recordarlo. No tiene que volverse catártico.” Osho