Meditación Vipassana OSHO

Esta meditación está basada en el método de Gautama el Buda Es para practicar la conciencia, la observación de la mente, el mindfulness, el ser testigo.

La forma del Vipassana OSHO hace que esta sea una experiencia cómoda y «jugosa», no seca. Esta meditación dura una hora, y tiene dos fases.
Estarás sentado durante 45 minutos, seguido de 15 minutos caminando lentamente en meditación. Opcionalmente podrías continuar sentado durante toda la hora. Cada fase empieza con el sonido de un gong y la meditación termina cuando escuches tres gongs.

Meditacion-Vipassana-OSHO-online-curso

Primera fase: 45 minutos
Encuentra una posición cómoda sentado. Si es necesario, puedes cambiar de postura, moviéndote despacio con conciencia. Mientras estés sentado tus ojos están cerrados. La esencia del Vipassana es observar y aceptar cualquier cosa que esté sucediendo. Mientras estás sentado, el objeto primario a observar es el vientre, cómo sube y baja, ligeramente por encima del ombligo, provocado por la respiración natural. No es una técnica de concentración, por lo tanto mientras observas la respiración, muchas otras cosas apartarán tu atención. En el Vipassana nada es una distracción. Se incluye todo, pensamientos, juicios, sentimientos, sensaciones en el cuerpo e impresiones del mundo exterior. Observa cualquier cosa que aparezca, y suavemente regresa a la respiración, cuando te sea posible. Recuerda que lo importante es el proceso de observar. No tanto lo que estás observando.

Mientras estés sentado podrás recibir un pequeño golpe en la cabeza con el palo de Vipassana. Esto es para ayudarte a estar alerta, y para darte energía extra y un estímulo para seguir observando.

Video: https://youtu.be/WfPVGSMobrw

Segunda fase: 15 minutos
Ahora, el objeto primordial de la observación es la sensación de tus pies, tocando el suelo cuando caminas. Tu atención puede dirigirse a otras cosas. Observa qué surge, y cuando tengas la posibilidad, suavemente vuelve a dirigir tu atención a los pies tocando el suelo. Mantén los ojos dirigidos hacia abajo, mirando al suelo unos pocos pasos por adelante. Tu caminar es lento y natural, aproximadamente a la mitad de tu velocidad habitual.

“El método tradicional de Vipassana es un camino muy frío, aburrido e insulso, y por ser frío requiere más tiempo, puede que unas cuantas vidas, para despertar. Pero como todas las religiones del mundo han alabado la frialdad en sus santos, en sus buscadores, investigadores, todas han retrasado el progreso, ha retardado la evolución de la conciencia.
La energía se mueve mejor cuando es más cálida.

Esta es una de mis contribuciones, que será condenada por todas las religiones; las religiones del frío. Yo enseño una religión de calor, amor, canto, danza, música. Todo ello es de gran ayuda para volverte alerta, despierto.

…………………………………………………

Y estoy completamente a favor de la vida. Todas vuestras así llamadas religiones están en contra de la vida, son anti-vida. Naturalmente, tienen que ser tan frías como un cadáver.

Me gustaría que mis sannyasins viviesen total y multi-dimensionalmente, incluso en las cosas pequeñas; poniendo todo su ser en ello. Y si puedes empezar a vivir momento a momento en formas diferentes, pero siempre totales, Vipassana te ocurrirá más fácilmente de lo que puedas concebir, porque nunca has visto nada ocurrir tan fácilmente, sin esfuerzo, por sí solo. Puedes forzarte a sentarte en silencio y permanecer despierto. Yo no enseño ese tipo de Vipassana. Enseño un Vipassana que te sigue como una sombra, como un resultado de tu forma de vivir con totalidad.

Osho: The Transmission of the Lamp, #46